¡Síguenos!

Sexo

El tamaño importa ( y mucho)

Siempre he pensado en lo falsas que resultan las afirmaciones del tipo “el tamaño no importa”, “lo que importa es lo que hagas con ella”, etc, etc… Pues bien, esta humilde servidora afirma, basándose en su experiencia propia y en la del resto del universo que el tamaño sí importa (y mucho), y las que dicen que no, es que nunca han probado una cosa XL. Como en todo, hay que comparar pero os aseguro que la experiencia es distinta, tan distinta como montarse en una barraca de feria de pueblo o hacerlo en la Lanzadera del Parque de Atracciones.

Os comento: no es lo mismo una buena polla que una tipo sanguijuela, que aquello ni lo ves. ¿Cómo va a ser lo mismo? Es pura y simplemente una cuestión de anatomía, de llegar más o menos lejos y de ocupar más o menos. Supongo que no tengo que explicarme con lo de lejos. El punto G está algo lejos. Hay que llegar. Un pene largo llega más lejos que uno chiquito. Esto es así. De igual manera que un pene grueso proporciona más placer que uno fino, y esto también es así. Si se quiere aceptar, estupendo y si no, va a seguir siendo así. Lo siento.

También está el tema de que una buena polla excita la vista y la imaginación. Aunque se empeñen en decir que nosotras no nos excitamos con la vista (no se de dónde ha salido esa absurdidad). El ver un pene tipo gusanito de gominola simplemente “no pone”, se le quitan las ganas de follar a cualquiera.

Claro que hay señores con grandes miembros que realmente no se apañan en la cama. En este caso, es un desperdicio, porque la naturaleza les ha dotado con algo que no saben usar -pobres-, mientras que otros que la tienen más pequeña procuran suplir la falta de tamaño con creatividad y entusiasmo con lo cual pueden ser estupendos amantes aunque no tengan una cosa loca entre las piernas.

El otro día una amigo mío muy sabio me dijo que los hombres que mejor follan son los más feos… porque creen que lo están haciendo por última vez y se esfuerzan más. También es verdad que muchas mujeres consideran más importante que la longitud el grosor de la cosa en cuestión… Pensad en un anillo y un dedo. Es mejor que se ajuste perfectamente a que te quede ahí bailando. Y por último. También está el subgénero de las pollas curvadas..que según hacia donde esté la curva la cosa puede ser bien o mal.

He conocido a gente que tenía pollas pequeñas y decían que bueno que así mejor “para el sexo anal”, como a modo de disculpa, que una grande dolía mucho y que así mucho mejor. No se por qué el argumento no me acaba de convencer,

Y lo más importante, más aún casi que el tamaño y el grosor ( y por si fueran ya pocas cosas) es que aquello esté duro como la pata de una silla (de nada vale tenerla enorme si se cae o si se cae a los cinco minutos). Total, que son tantas presiones para los pobres hombres que no se ni como pueden soportarlo. Yo me iría pitando, francamente. No se cómo no inventan una rama de la psicología especializada en penes, porque los traumas que puede ocasionar que una polla funcione mal son infinitos. Estaréis pensando que es demasiada presión para el hombre… pero que va. Creo que es peor parir, tener la regla durante cuarenta años, ganar un 20% menos de salario… Esas cosillas.

Claro que como decían los griegos, “de nada demasiado”. ¿Quién no moriría de miedo ante un miembro digamos como el de Nacho Vidal, de 24 cm? A mi casi me dan más miedo las pequeñas, pero bueno… Afortunadamente la mayor parte de la gente la tiene “normal” con lo cual todo sucede según lo previsto. ¿Queréis saber que es normal? Sería una cosa que ronda entre los 13 y 15 cm con bastante suerte. Antes tenía una regla de madera en casa que sacaba de vez en cuando, ahora ya he aprendido a hacerlo “a ojo”.

Y descubrir si la cosa está bien o mal es uno de los momentos críticos cuando una empieza a salir con un tío. Ese momentazo en el que te acuestas con alguien por primera vez y no tienes ni idea de qué te ha tocado en la tómbola de la vida. Es lo que yo llamo el momento “Kinder sorpresa”, que es cuando “abres el huevo” y ves qué premio hay:

A) Normal B) Grande C) Mini….

En cualquier caso, ya no hay escapatoria. Una no puede decir “Uy, no gracias, creo que no me gusta la carta” y largarse corriendo ¿o sí puede?

Un fichaje inesperado. La inquilina de la tetería que hoy es nuestra redacción, escribió en el mismo local sus dos libros de novela erótica. Sostiene esta periodista gallega que nuestra redacción está cargada de sexualidad. A nosotros nos llega con que la portada esté siempre caliente. Será nuestra experta de sexo, de lo que tenemos tanto que aprender...

1 Comment

1 Comment

  1. Cinthya

    21/11/2017 at 17:58

    Me parto con el post. No lo comparto al 100% pero me he reido.
    Animo y a seguir buscando!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio
Anuncio

Más en Sexo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies